Wednesday , 17 September 2014

Porque Dios No Eligio a Los Calvinistas: El Concepto Bíblico de Elección Nunca Significa Predestinado a la Salvación y Comúnmente Se Refiere a Israel

Porque Dios No Eligio a los Calvinistas

El Concepto Bíblico de Elección Nunca Significa Predestinado a la Salvación y Comúnmente Se Refiere a Israel

Por Douglas Hamp

Traducido por Fabián Zamudio

www.douglashamp.com

Costa Mesa, CA

Julio 2011

El uso bíblico de “elección” no tiene absolutamente nada que ver con salvación contrario a las enseñanzas del Calvinismo. El Concepto Bíblico de Elección Nunca Significa Predestinado a la Salvación y Comúnmente Se Refiere a IsraelCalvin resume esta doctrina fundamental en su libro Instituciones de la Religión Cristiana (Libro 3 capitulo 21): “De la elección eterna, por la cual  Dios ha predestinado a algunos para salvación y otros para destrucción.” El califica su sumario al declarar:

La predestinación por la cual Dios adopta algunos para esperanza de vida, y adjudica a otros a la muerte eterna, ningún hombre quien podría pensarse piadoso se aventura simplemente a negar…Por predestinación nos referimos a el decreto eterno de Dios, por el cual el determino consigo mismo lo que él quiso que pasara con respecto a todo hombre. No todos son creados en los mismos términos, sino que algunos son pre ordenados a vida eterna, otros a condenación eterna; y, como corresponde, como cada uno ha sido creado para uno u otro de estos destinos, decimos que él ha sido predestinado para vida o para muerte. (Instituciones de Calvin 3:21:5: 06 todo énfasis en este artículo es mío).

El calvinista James White reitera las palabras de Calvin demostrando que Calvin quiso decir lo que dijo. White declara: “Dios elige a gente específica para sí mismo sin relación a nada que ellos hagan. Estos significan las bases de la elección de Dios de los elegidos esta únicamente en él mismo. Su gracia, Su misericordia, Su voluntad. No son las acciones del hombre, obras, o aun fe anticipada, que “atrae” la elección de Dios. La elección de Dios es incondicional y final.” (James R. White, The Potter’s Freedom, [La Libertad del Alfarero] Amityville, NY; Calvary press, 2000, p. 39) también Loraine Boettner hace eco de esto, en The Reformed Doctrine of Predestination (La Doctrina de Predestinación Reformada)

La Doctrina de la Predestinación absoluta por supuesto lógicamente sostiene que algunos son pre ordenados para muerte tan cierto como otros son pre ordenados para vida. Los mismos términos ‘elegir’ y ‘escoger’ implican los términos ‘no elegidos’ y ‘reprobación’.  Cuando algunos son elegidos otros son dejados sin elegir. Los grandes y gloriosos privilegios de los primeros no son compartidos con estos últimos…Esos que sostienen la doctrina de Elección pero niegan la de Reprobación pueden reclamar muy poco de consistencia. Afirmar la primera  mientras se niega la segunda hace el decreto de predestinación un decreto ilógico y desequilibrado. El credo que declara lo primero pero niega lo segundo se parecerá a una Águila herida tratando de volar solamente con una ala.” (Loraine Bottner The Reformed Doctrine of Predestination [La Doctrina de Predestinación Reformada] 1932 de 2000 bible study centreTM [centro estudio bíblico 2000] LIBRERÍA DIGITAL p. 104-5)

Las buenas noticias, sin embargo, es que “elección, elegir, elegidos” (y sus derivados) son términos que no tienen nada que ver con el destino eterno de uno. Las Escrituras hablan extensamente de “los electos” y “los elegidos” pero estos términos están desprovistos del sentido Calvinista de algunos que han sido elegidos para recibir vida eterna. El termino electo y sus derivados por consiguiente no son salvíficos en su significado sino simplemente se refieren  a personas o cosas que han sido elegidas para un propósito en particular y el propósito no tiene nada que ver con vida eterna. Una vez que la definición de la palabra es establecida bíblicamente, la fundación del Calvinismo será minado y colapsara y argumentar los inquilinos de TULIP ya no aplicara más. La palabra electo (verbo griego: eklegomai εκλέγομαι; verbo hebreo: bakhaחר בּ) significa elegir, seleccionar. Los electos o elegidos (como sustantivos o adjetivos) son esas personas o cosas que han sido elegidas, seleccionadas, o escogidas para un propósito en particular. Las Escrituras testifican de qué electo y sus derivados no tienen nada que ver con alguien siendo escogido específicamente para vida eterna.

 La Elección de Sacerdotes, Reyes, y Discípulos

En el Antiguo Testamento, hay veces cuando Dios escoge y gente escoge. Dios escogió a Levi para ministrar para siempre ”…le ha escogido [bakhar  La LXX griega eklexetai εκλεξηται] Jehová tu Dios…” Deut 18:5 (ver también 1 Cr 15:2).

Dios eligió a Saúl  para ser el primer rey de Israel. Lo que es fascinante sobre el rey Saúl es que él fue elegido por Dios y por la gente: “…Samuel dijo a todo el pueblo: ¿Habéis visto al que ha elegido Jehová?  (El Hebreo y el Griego son la mismas raíces que anteriormente)…” (1 Sam 10:24) Dos capítulos después fue elegido por la gente: “…he aquí el rey que habéis elegido, el cual pedisteis; ya veis que Jehová ha puesto rey sobre vosotros.” (1 Sam 12: 13) La elección de Saúl por Dios no tiene nada que ver con vida eterna. Saúl fue escogido, elegido por Dios con el propósito de ser rey sobre Israel y con eso tuvo todo el potencial de ser un buen rey y de que su linaje fuera el linaje del Mesías.”

¿Por qué, pues, no has oído la voz de Jehová? …Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey. (1 Sam 15:19, 22-23)

Solo después de repetida desobediencia que Saúl es desechado y David escogido para tomar su lugar. La elección de Saúl por Dios para ser rey no tiene nada que ver con vida eterna y su destitución de ser rey y de la misma manera no tiene nada que ver con vida eterna. El simplemente fue removido de su posición. Saúl es análogo a Judas en muchas maneras porque ambos el y Judas fueron escogidos aun así ambos perdieron su elección. “Jesús les respondió: ¿No os he escogido [eklegomai εκλέγομαι] yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?” (Juan 6:70)

Dios eligió a David para ser rey y paso sobre los otros siete hijos de Isaí. “Y Jehová respondió a Samuel: ‘No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho’…Tampoco a éste ha escogido Jehová…Jehová no ha elegido a éstos.” (1 Sam 16:7-10). El escoger o elegir no tiene nada que ver con vida eterna de como dice la definición Calvinista: Dios escogió a David por lo que vio en su corazón y lo eligió para ser rey, no con el propósito de vida eterna. Ver Lucas 6:13; Juan 13:18, 15:16, 19; Hechos 1:2, 24,15:7 con respecto a Jesús escogiendo a los discípulos, de los cuales uno era diablo (Juan 6:70).

La Elección del Mesías y Ángeles

La elección de Dios del Mesías demuestra adicionalmente que el termino elección es desprovisto del concepto Calvinista de vida eterna. Jesús, el Mesías, Dios encarnado, ciertamente no tiene necesidad de salvación; ¡Él es la fuente de vida! “He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, [LXX: eklektos εκλέκτος] en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu… (Isa 42:1, ver también Isaías 49:7) Justamente este título se le dio a Jesús en la “…los gobernantes se burlaban de él, diciendo: ‘A otros salvó; sálvese a sí mismo, si éste es el Cristo, el escogido de Dios.’” (Lucas 23:35). Pedro confirma la elección de Dios del Mesías: “Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, más para Dios escogida y preciosa,” (1 Pe 2:4, ver también 1 Pe 2:6). Jesús fue incuestionablemente escogido, elegido, predestinado por Dios para ser el Mesías pero su elección no fue para su salvación. ¡Él fue escogido por el Padre para darnos vida eterna! En una manera similar encontramos que los ángeles pueden ser elegidos, demostrando “elegido” no significa escogido para vida eterna (ver también Heb 2:16 con referencia al hecho de que Dios solamente ofrece salvación a la raza humana): “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos…” (1 Tim 5:21)

La Elección de Jerusalén

Dios también eligió (escogió) a Jerusalén para ser Su ciudad probando que elección no tiene nada que ver con vida eterna “Mas a Jerusalén he elegido para que en ella esté mi nombre, y a David he elegido para que esté sobre mi pueblo Israel.” (2 Cr 6:6) “…la ciudad que tú elegiste…” (1 Rey 11:32), “…ciudad que yo me elegí para poner en ella mi nombre.” (1 Rey 11:36), “Porque Jehová ha elegido a Sion;  La quiso por habitación para sí.” (Sal 132:13)  En todos estos versos vemos que Dios he escogido o elegido a Jerusalén con un propósito y que la palabra elección no implica vida eterna.

La Elección de Dioses Falsos y Cosas Imprudentes

En Corintios aprendemos que Dios ha escogido lo necio, lo débil, lo menospreciado: “sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,” (1 Cor 1:27-28; ver también Santiago 2:5) elección no es usada solamente para describir la elección de Dios de personas, lugares, y cosas para Su especial propósito, es usado para la elección del hombre del Dios verdadero y de dioses falsos. “Y Josué respondió al pueblo: Vosotros sois testigos contra vosotros mismos, de que habéis elegido a Jehová para servirle…” (Josué 24:22) “Andad y clamad a los dioses que os habéis elegido; que os libren ellos en el tiempo de vuestra aflicción.” (Jueces 10:14) Jesús señala otros quienes escogieron pobremente en el evangelio de Lucas: “Observando cómo escogían los primeros asientos a la mesa, refirió a los convidados una parábola, diciéndoles: Cuando fueres convidado…no te sientes en el primer lugar…” (Lucas 14:7-8)

Nuestra conclusión de los versículos anteriores es que elección no tiene nada que ver con predestinación a vida eterna Dios eligió a sacerdotes, reyes y a Jerusalén para Su propósito y el hombre eligió a ambos a Dios y a ídolos. Estaríamos equivocados al tratar de insertar el concepto de predestinación dentro del término elección.

La Elección de Israel

Si bien elección es hecha por Dios y el hombre de personas y lugares, hay un uso que sobresale en forma única en las Escrituras: los escogidos de Dios, los elegidos, son Israelitas. El título “escogido/elegido” está en no menos de ocho versículos en las Escrituras. El uso del título “elegido” para describir a Israel se hace muy importante cuando nos aventuramos en el Nuevo Testamento porque aclara muchas cosas teológicas, soteriológicas, y escatológicas.

  • “oh simiente de Israel, su siervo, hijos de Jacob, sus escogidos. (1 Cr 16:13)
  • Bienaventurada la nación cuyo Dios es el SEÑOR, el pueblo que Él ha escogido como herencia para sí.” (Sal 33:12)
  • “oh simiente de Abraham, su siervo, hijos de Jacob, sus escogidos.” (Sal 105:6)
  • “y sacó a su pueblo con alegría, y a sus escogidos con gritos de júbilo.” (Sal 105:43)
  • “Porque el SEÑOR ha escogido a Jacob para sí, a Israel para posesión suya.” (Sal 135:4)
  • “Por amor a mi siervo Jacob y a Israel mi escogido…” (Isa 45:4)
  • “Sacaré de Jacob descendencia y de Judá heredero de mis montes; mis escogidos la heredarán, y mis siervos morarán allí.” (Isa 65:9)
  • “No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque como los días de un árbol, así serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán de la obra de sus manos.” (Isa 65:22)

Los versículos anteriores demuestran como Dios ha llamado específicamente a Israel, Jacob, la simiente de Abraham Sus elegidos. Por lo tanto el termino “los escogidos” o “mis escogidos” y “los elegidos” es una referencia al Israel étnico. Este punto es probado por Pablo quien, en una sinagoga en el día del Sabbat en Antioquia, leyó de la Ley y los profetas y luego hablo a los judíos: “Hombres de Israel, y vosotros que teméis a Dios, escuchad: ‘El Dios de este pueblo de Israel, escogió a nuestros padres…” (Hch 13:16,17) Así, la elección de Israel fue verdad en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento por igual.

Los “Pocos Son Escogidos” Son Israelitas

Con la definición establecida de los “elegidos/escogidos” ahora estamos listos para proceder con las enseñanzas de Jesús Quien debemos recordar el mismo era Judío. En Mateo 22 Jesús, hablando con los Fariseos, compara el reino del Cielo con un Rey que preparo un banquete para la boda de Su Hijo. Los que fueron invitados a la a la boda no estuvieron interesados en venir entonces el Rey envió a Sus siervos a llamar a todos los que quisieran venir. Que los invitados a las bodas eran los Israelitas es cierto. Jesús mismo confirma esto en Su reprimenda a los Fariseos: “Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.” (Mat 8:11)

También hay muchos pasajes en el Antiguo Testamento que hablan de la era del Mesías la cual los descendientes de Abraham, Isaac, y Jacob serán la gente especial de Dios (por ejemplo: Isaías 2, 4, 11, 60-66). Por tanto, la declaración de Jesús “Porque muchos son llamados, pero pocos son escogidos” (Mat 22:14; también Mat 20:16) debe interpretarse en luz de quienes son los escogidos, esto es los judíos. Los escogidos, elegidos (los judíos) fueron a los que primero se les dio la promesa de la Era del Mesías. De cualquier modo, cuando el novio vino no quisieron venir  y por ello Dios Padre dio instrucciones para todos (los muchos) a venir a la fiesta. Entendiendo quienes son los elegidos nos abre el pasaje. El saber que los elegidos son los judíos desecha cualquier interpretación Calvinista del pasaje. Noten que ambos los llamados y los escogidos aun necesitan salvación como lo indica el traje de boda y el que fue encontrado en la fiesta sin vestido fue echado.

Los Elegidos en la Tribulación

Enseguida venimos a las referencias de los electos en Mateo 24 en el cual Jesús le dice a los discípulos de cómo serán los días de la tribulación. Armados con el conocimiento de que los electos son los judíos, podemos consistentemente interpretar el pasaje; los electos en Mateo 24 no son creyentes gentiles en la  tribulación, sino que son los escogidos de Dios, esto es los judíos “Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados… Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. (Mat 24:22,24) El evangelio de Marcos añade: “más por causa de los escogidos que él escogió…” (Mar 13:20) enfatizando a los que Dios escogió: los judíos. Si los elegidos son interpretados como a los que Dios ha predestinado a vida eterna, entonces surge un acertijo, en particular, para esos de nosotros que tenemos una perspectiva de pre tribulación; ¿Quiénes exactamente están siendo juntados al final de la tribulación? “Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” (Mat 24:31) No puede haber duda de que esta reunión sucede después de los eventos de la Gran Tribulación y aun, si se está refiriendo al mismo alcance de creyentes en 1 Tesalonicenses 4:17, entonces la doctrina de del rapto pre tribulación seria anulada. De cualquier manera, una vez que notamos que los electos aquí mencionados no son creyentes en general sino específicamente los Israelitas/ Judíos entonces el asunto es resuelto. Dos tercios de los judíos (hasta ese momento no creyentes perecerán trágicamente y el tercio restante (Zac 13:8) serán reunidos al final de la Gran Tribulación. También concuerda con Apocalipsis 19 donde los creyentes regresan con Jesús a la tierra porque han sido previamente arrebatados por El.

El Antiguo Testamento prueba que la reunión de los electos en Mateo 24 debe estar hablando de los judíos. Jesús uso el lenguaje de Isaías 11 para describir la reunión de los electos, una referencia obvia a los judíos: “Alzará un estandarte ante las naciones, reunirá a los desterrados de Israel, y juntará a los dispersos de Judá de los cuatro confines de la tierra.” (Isa 11:12)  La reunión de los judíos es predicha en Isaías 43:5, 54:7, y Zacarías 2:6. Cuando nos damos cuenta de que el uso de “escogido” o “electo” no tiene nada que ver con (predestinado a) vida eterna entonces muchos de los pasajes difíciles de la Biblia son fáciles de interpretar.

Los Elegidos en las Epístolas de Pedro son Judíos

De la misma manera Pedro usa el término electos para describir a los judíos. Sabemos esto porque Pedro dice: “Pedro, apóstol de Jesucristo: A los expatriados, de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, elegidos según el previo conocimiento de Dios Padre, por la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre…” (1 Pe 1:1-2) La palabra “dispersión” (Griego diáspora διασπορά) era usada para describir la división entre las naciones que Dios prometió a los judíos (Israel) si no lo seguían (Lev 26:33; Deut 4:27; Neh 1:8, etc.; la LXX usa la misma palabra griega que el NT). Santiago, en su epístola, no pudo ser más claro de que la diáspora es Israel cuando dice: “A las doce tribus que están en la dispersión [en te diáspora εν τη διασπορα]: Salud.” (Santiago 1:1)  Las doce tribus por supuesto es Israel (los judíos) y ellos están en la, el mismo grupo al cual Pedro dirigió su carta.

Al final de su primera epístola, Pedro además establece que los elegidos no eran otros sino creyentes judíos, quienes estaban también en la diáspora. El escribe (en la LBLA)  “La que está en Babilonia, elegida juntamente con vosotros, os saludan…” (1 Pe 5:13) A primera vista pareciera que Pedro se pueda estar refiriendo a alguna mujer por el uso de la palabra “la” (aute αὑτἡ) que además, no se encuentra el texto griego. La palabra en el texto es el articulo femenino (he η) la cual se está refiriendo a algo que ya ha sido señalado en la carta. Sabemos que el algo en cuestión es también elegida y es un adjetivo modificativo de el algo porque “elegida” es femenino singular (suneklekte συνεκλεκτὴ). La pregunta es, en todo caso, ¿qué es el algo al que el artículo y el adjetivo se refieren? La respuesta está en considerar a quien el algo femenino está saludando. Eso nos lleva de regreso al primer capítulo donde Pedro ya ha establecido que esta escribiendo a los expatriados que están en la diáspora. Diáspora es una palabra singular femenina y de ahí que quede como anillo al dedo perfectamente. Ciertas traducciones como la Biblia RV60 por ejemplo, ha traducido el articulo femenino en 1 Pedro 5:13 no como “ella” sino como “la iglesia”. Su selección parece justificada a primera vista ya que Pedro esta obviamente escribiendo a creyentes en Jesús y por supuesto, la palabra (ekklesia εκκλησία) es singular femenino. La debilidad de la traducción, sin embargo, es probada por el hecho de que la palabra ekklesia no aparece ni siquiera una sola vez en ninguna de las epístolas de Pedro. La palabra diáspora si aparece y encaja en ambas en número y género.

Finalmente, debemos reconocer dos puntos importantes: 1) Pedro fue el apóstol a los judíos. En gálatas 2:7-9 Pablo declara que a él “Sino al contrario, al ver que se me había encomendado el evangelio a los de la circuncisión, así como Pedro lo había sido a los de la circuncisión” (Gal 2:7).  2) Babilonia era el tercer centro judío de la antigüedad. Cuando a los judíos se les concedió regresar a Israel bajo Ciro en 536 AC, solo un pequeño remanente regreso mientras que muchos miles de ellos se quedaron en Babilonia. Los escritos del Talmud Babilónico dan prueba concreta al hecho de que Babilonia era un centro mayor de vida y cultura judía. Ya que Pedro fue el apóstol especialmente designado para llevar el evangelio a los judíos, entonces encontrarlo en Babilonia (¡no en Roma!) en compañía de judíos es sencillo de creer. Si Pedro se aventuró a Roma o no como la historia de la iglesia no aria creer esta por esto en cuestión sin embargo permanece fuera del alcance de este breve estudio. No obstante, vemos que Pedro está escribiendo desde Babilonia, en compañía de otros judíos (los escogidos) a compañeros escogidos que estaban también en la diáspora (esto es, que no vivían en Israel).

Considerando que Pedro es el apóstol a los (elegidos) judíos y está escribiendo desde Babilonia a otros (elegidos) judíos facilita la interpretación  de dos epístolas.  En 1 Pedro capítulo 2 Pedro escribe concerniente a sus hermanos judíos (creyentes): “también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. Pero vosotros sois linaje escogido [nota: la palabra griega es genos (raza) no genea (generación) ver: LALB, o/y RV60], real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;” (1 Pe 2:5,9). Estas mismas palabras fueron usadas repetidamente en el Antiguo Testamento para describir a los judíos:

  • Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. (Ex 19:5)
  • Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. (Ex 19:6)
  • Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. (Deut 7:6)
  • Porque eres pueblo santo para el SEÑOR tu Dios; y el SEÑOR te ha escogido para que le seas un pueblo de su exclusiva posesión de entre los pueblos que están sobre la faz de la tierra. (Deut 14:2)
  • Porque el SEÑOR ha escogido a Jacob para sí, a Israel para posesión suya. (Sal 135:4)

El continua hablando a estos judíos expatriados: “pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia. (1Pe 2:10) El pasaje es tomado de Oseas 1:9 donde Dios, hablando a Israel, declara “Y el Señor dijo: Ponle por nombre Lo-ammí, porque vosotros no sois mi pueblo y yo no soy vuestro Dios. (Ose 1:9) Pedro esta demostrando que su condición previa ha sido deshecha en Cristo Jesús. Esta verdad es dada por Dios a través de Oseas “Con todo, será el número de los hijos de Israel como la arena del mar, que no se puede medir ni contar. Y en el lugar en donde les fue dicho: Vosotros no sois pueblo mío, les será dicho: Sois hijos del Dios viviente.” (Ose 1:10, ver también Ose 2:23)

Elegidos  Mas No Salvos

Así cuando leemos en 2 Pedro: “Así que, hermanos, sed tanto más diligentes para hacer firme vuestro llamado y elección de parte de Dios; porque mientras hagáis estas cosas nunca tropezaréis;” (2 Pe 1:10)  sabemos que Pedro está hablando a Judíos y que su elección no tiene nada que ver con salvación. ¡Por consiguiente, este no es un llamado Calvinista a nosotros para que de alguna manera nos aseguremos de que hemos sido escogidos para vida eterna! En vez de eso es un recordatorio al pueblo escogido a adoptar el hecho de que ellos fueron elegidos, escogidos por Dios para ser su especial tesoro. Sin embargo, su elección no es de ninguna manera una garantía absoluta de que heredaran vida eterna. Pablo corrobora este hecho en 2 Timoteo: “Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.” (2 Tim 2:10)  Notemos bien que Pablo debe soportar por los elegidos, los judíos, para que ellos también sean salvos. Como hemos visto, elección no tiene nada que ver con salvación. Es más, elección es generalmente un término usado sobre los judíos, quienes por supuesto son, el pueblo escogido. Esto se confirma una vez más en Romanos 11, donde Pablo, quien está hablando sobre los judíos, declara “Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres.” (Rom 11:28)

Los Elegidos en Romanos Son Israelitas

Parte del reto de entender Romanos es reconocer que Pablo les está hablando a los creyentes en Roma quienes son  ambos judíos y gentiles (no judíos). Aprendemos esto por la forma en que se dirige a sus lectores: “…del evangelio… es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.” (Rom 1:16) “judíos y griegos” es una combinación que usa a través de todo el libro, por ejemplo ver Romanos 2:9,10; 10:12. Romanos 2:17 Pablo habla específicamente a los judíos “He aquí, tú tienes el sobrenombre de judío, y te apoyas en la ley, y te glorías en Dios,” (Rom 2:17) Pablo entonces pregunta que ventaja tiene el judío (Rom 3:1) y el responde a su pregunta con  “Mucho, en todas maneras. Primero, ciertamente, que les ha sido confiada la palabra de Dios.” (Ro 3:2) En el capítulo cuatro Pablo habla de Abraham quien fue su padre según la carne “…Abraham, nuestro padre según la carne… (Rom 4:1 RV60). Así, Pablo estaba describiendo esencialmente a Abraham como: “nuestro (nacimiento) padre genético.” La Biblia NVI confirma esa traducción “Entonces,  ¿qué diremos en el caso de nuestro antepasado Abraham?” (Rom 4:1 NVI) Finalmente, Pablo restablece la aparente polémica entre los judíos y los griegos de la iglesia romana con siguiente conclusión “Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;” (Rom 10:12)

Habiendo observado que el libro de Romanos fue escrito en gran parte a los elegidos, los judíos, (ver también Hechos 18:2 y Romanos 16:3 con respecto a judíos romanos) al igual que a gentiles, ahora podemos ver que los muchos usos de la palabra “elegidos” no son referencias para salvación, predestinación etc. En vez de eso son referencias a los Israelitas (elegidos por Dios) “de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo…” (Ro 9:4-5) Por lo tanto, la pregunta de Pablo “¿Quién acusará a los escogidos de Dios?” (Ro 8:33) no es calvinista (predestinado a vida eterna) sino es una referencia a los elegidos judíos (ver 1Cr 16:13, Sal 33:12, Sal 105:6, Sal 105:43, Sal 135:4, Isa 45:4, Isa 65:9, Isa 65:22). Este concepto es consistente a través de todo el libro.

Romanos 9:11 es la gran defensa en las Escrituras por excelencia, que Dios no ha desechado a Su pueblo. Pablo comienza la sección mostrando como Dios comenzó con Abraham y después escogió a Isaac sobre Ismael, y después Jacob sobre Esaú. Hablando de las dos naciones en el vientre de Rebeca, Pablo dice: “pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección ekloge ἐκλογή  permaneciese, no por las obras sino por el que llama” (Ro 9:11) La elección no tiene nada que ver con predestinación calvinista sino con Dios eligiendo a Jacob en vez de a Esaú para ser el que recibiría los oráculos de Dios etc.

Elección de Gracia

Pablo continua en Romanos 11 “Y de la misma manera, también ha quedado en el tiempo presente un remanente conforme a la elección [ekloge εκλογή]  de la gracia de Dios.” (Ro 11:5)  Esto se dijo del encuentro de Elías y los 400 profetas israelitas de Baal. En el momento en que Elías pensó que todo estaba perdido, Dios le informo que tenía reservados 7000 que no han seguido las obras perversas de Baal. Y siendo de este modo, la mayoría de Israel, quienes han sido escogidos, elegidos por Dios para ser el conducto de la bendición al mundo, ha rechazado ese llamado especial. Esto concuerda con lo que Jesús declaro en Mateo 22:14  esos “pocos [los judíos] son escogidos” y ese pequeño grupo ha rechazado en su mayor parte la invitación que Dios les ha enviado para venir a las bodas. Pablo continua “¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos [ekloge ἐκλογή]  sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos;” (Ro 11:7) debe notarse que la palabra elegidos es de hecho singular femenina, demostrando de que no esta hablando de “los elegidos” (plural masculino eklektoi   ἐκλἐκτοί) sino “elección”. Esto significa que en ambos casos Romanos 11:5 y 11:7 el termino es “elección” así la acción de Dios de seleccionar a Abraham, Isaac, Jacob para ser los recipientes de las promesas Ro 9:4-5). (La traducción de Wesley mantiene propiamente el matiz del sustantivo “la elección [ekloge ἐκλογή] lo ha alcanzado…” Ro 11:7 Wesley)   El contexto entero de los elegidos y elección tiene que ver con Israel como evidencia de la siguiente declaración de Pablo de como ellos, los judíos, “¿Acaso tropezaron para caer? ¡De ningún modo! Pero por su transgresión ha venido la salvación a los gentiles, para causarles celos.” (Ro 11:11)

La “elección de gracia” bíblica no es la idea de Calvin de Dios eligiendo a algunos para vida eterna y otros para maldición eterna; sino es Dios eligiendo a la raza judía, la cual fue basada puramente en la gracia de Dios y no en su justicia. Moisés lo indico plenamente muy temprano en su historia nacional “No por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos, sino por la impiedad de estas naciones Jehová tu Dios las arroja de delante de ti, y para confirmar la palabra que Jehová juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.” (Deut 9:5)

Esa elección de gracia refiriéndose a la elección de Dios de los padres es más adelante establecida en el capítulo once: “Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración? Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?” (Ro 11:12,15) Israel, como nación, rechazo la invitación de venir a la boda cuando el novio vino lo cual así se trasladó a los gentiles. De cualquier modo, la elección de gracia, esto es Dios haciendo promesas a Abraham, Isaac, Jacob y su simiente, es un llamado irrevocable es por qué Pablo dice sobre los judíos incrédulos: “Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres. Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.” (Ro 11:28-29) Probablemente Pablo tenía en mente Jeremías 31:35-37, entre otros pasajes,  cuando hablo de lo irrevocable de las promesas de Dios. Dios ha llamado a Israel a sí mismo y nunca los dejara ir completamente. “No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció.” (Ro 11:2) Pedro también confirma de que Dios conoció de antemano a los israelitas: “a los expatriados de la dispersión  elegidos según la presciencia de Dios Padre” (1 Pe 1:1-2) Dios escogió a Abraham, Isaac, y Jacob, y a sus descendientes con un propósito especial.  Su elección de ellos no tiene nada que ver con idea Calvinista  de predestinación para vida eterna y maldición eterna. Aunque los judíos fueron elegidos, no fueron automáticamente salvos.  Ellos en su gran mayoría han rechazado la invitación a la boda y como tal fueron segados pero serán restaurados al final.

Presciencia

Presciencia es un compañero de elección, pero solo como elección, presciencia es una referencia general de Dios habiendo conocido a los Israelitas de antemano.  Considera la declaración definitiva de Pablo: “Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. [proginosko προγινώσκω].” (Ro 11:1-2) La palabra proginosko, al igual que elección, no tiene nada que ver con la predestinación de alguien para vida eterna o perdición eterna, como Calvin sugirió. “saber de antemano” y “presciencia” son simplemente un verbo y sustantivo de la misma raíz básica. Observa los siguientes versos que demuestran que saber algo antes de tiempo no es solamente posible para Dios sino también para el hombre y absolutamente no conlleva el concepto Calvinista: “Ellos me conocen desde hace mucho tiempo [proginosko προγινώσκω] y pueden atestiguar…” (Hch 26:5)  “Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano [proginosko προγινώσκω], guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.” (2 Pe 3:17) En ambos versículos, la palabra es la misma, presciencia y ninguna es la presciencia de Dios; es simplemente la del hombre. Ciertamente ninguna de esas dos expresiones conlleva ningún sentido de predestinación Calvinista.

The Millennium Chronicles

Pedro habla de Jesús quien fue conocido antes de la fundación del y solo hasta ahora se dio a conocer “Porque Él estaba preparado [proginosko προγινώσκω] desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos por amor a vosotros” (1 Pe 1:20 LBLA) Testificamos antes de como Pedro se estaba dirigiendo a los judíos en su epístola a quienes el declara ser los elegidos de acuerdo al conocimiento de antemano de Dios: “…A los expatriados, de la dispersión…elegidos según el previo conocimiento [prognosis πρόγνωσις] de Dios Padre…” Por lo tanto, cuando venimos a Romanos 8 no deberíamos brincar a la definición Calvinista, sino a la definición “de Dios conoció de antemano a los judíos”. “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. Porque a los que de antemano conoció [proginosko προγινώσκω], también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos; y a los que predestinó, a ésos también llamó; y a los que llamó…” (Ro 8:28-30) Aun el hecho de llamar encontramos dicho concerniente a Israel en el libro de Isaías  “Mas ahora, así dice el SEÑOR tu Creador, oh Jacob, y el que te formó, oh Israel: No temas, porque yo te he redimido, te he llamado por tu nombre; mío eres tú.” (Isa 43:1; ver también: 54:6; 1  Pe 1:15,2:9,5:10) En la medida en que nosotros los gentiles estemos injertados en el olivo, entonces compartimos el mismo propósito que Dios tiene para sus elegidos, los judíos. “tú, siendo un olivo silvestre, fuiste injertado entre ellas y fuiste hecho participante con ellas de la rica savia de la raíz del olivo, (Ro 11:17)

Los Versículos Sobre Elección Restantes

Hay un número restante de versículos que hablan sobre elección en el Nuevo Testamento. En luz de todo lo que hemos estudiado podemos saber confiadamente que no tienen nada que ver con la idea Calvinista de predestinación para salvación o maldición. Es más, en casi todos los casos, entenderlos   a ser una referencia de los judíos, los escogidos de Dios, es garantizado. Consideremos brevemente los versículos restantes. Cuando Jesús hablo de Dios vengando “¿…a sus escogidos, que claman a él día y noche?” (Luc 18:7) Él estaba hablando de los judíos.

“Rufo, escogido en el Señor, (Ro 16:13) pudo estar hablando de él siendo judío. Esto podría ser lo que hace más sentido más que los muchos otros (obviamente) hermanos y hermanas creyentes en el capítulo, solamente Rufo es llamado escogido, ¿si la definición Calvinista de elección fuera verdad, no eran también los otros herederos de vida eterna? Entendiendo que electo/elección no es salvación y es generalmente una referencia  de los judíos el pasaje hace completo sentido. Debe notarse que Priscila y Aquila, de Roma, eran también judíos y aun así no se les llama elegidos. ¿Podría ser que porque Pablo n o tenía nada que decir de sobre Rufo que simplemente dijo que él era un elegido/escogido en el Señor?

Efesios 1:4 debe mirarse en luz del pueblo escogido, Israel: “según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,” (Efe 1:4). Sabemos que Pablo viajo a Éfeso y paso tres meses razonando con los judíos en las sinagogas (Hch 19:1-8). Así,  Efesios parece ser una vez más, para “los judíos primero y después los gentiles” paradigma.

La mención de elegidos en Colosenses es probablemente también una referencia a los judíos: “…como escogidos de Dios, santos y amados…” (Col 3:12) Colosas estaba en Asia (menor) y hemos visto como Pedro escribió a los de la dispersión que están en Asia. También sabemos que Pablo entro primero en la sinagoga local a donde quiera que fue en orden de persuadir a los judíos primeramente. Así, su carta a los Colosenses, localizados en Asia es muy posible una carta escrita en el principio de “los judíos primero y después los gentiles”. Esto es confirmado al mirar a los judíos en el día de Pentecostés: “Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. Y estaban atónitos y maravillados, diciendo:… ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de África más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes…” (Hch 2:5, 7, 8, 9, 10, 11)

La carta a los Tesalonicenses es también una carta a los judíos primeramente y después a los gentiles. En Hechos 17 leemos “llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, declarando y exponiendo por medio de las Escrituras… Y algunos de ellos creyeron, y se juntaron con Pablo y con Silas.” (Hch 17:1, 2, 4) Con eso en mente, podemos ver porque Pablo diría “Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones… Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección. (1 Tes 1:2, 4) Una vez más, elección no es calvinista en su definición, sino Judía. De la misma manera Pablo en Tito 1:1 habla de la fe de los elegidos de Dios lo cual es muy posible que fue una referencia a la fe del pueblo judío.

The Millennium Chronicles

El apóstol Juan escribió a “señora elegida y a sus hijos…” (2 Jn 1:1) Aunque hay un debate sobre si está dirigida a una mujer en particular y su familia inmediata o a toda la comunidad no es material para este estudio. De cualquier manera, el término elegido apuntaría de nuevo a una referencia de alguien étnicamente judía. La salutación también apunta a alguien quien es étnicamente judío. “Los hijos de tu hermana, la elegida, te saludan.” (2 Jn 1:13) No podemos ignorarlo sino pensar en la salutación de Pedro a los elegidos de la Diáspora y como los elegidos junto contigo en Babilonia (esto es compañeros Judíos) los saluda.

La ultima mención de los electos se encuentra en Apocalipsis 17 “Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.” (Apo 17:14) Hemos visto que los elegidos y escogidos no se refieren al concepto Calvinista de elección. También hemos visto que elegidos en el Nuevo Testamento  casi siempre se refiere a Israelitas. Cuando el Señor Jesús regrese su comitiva absolutamente incluirá a Abraham, Isaac, y Jacob, y su simiente. La pregunta, como sea, es ¿Estarán también los gentiles en ese grupo? Dado el hecho de que nosotros los gentiles somos injertados en Israel (Ro 11:24) y disfrutamos las bendiciones que ello conlleva, podemos estar de que estaremos en ese número regresando con el Señor.

Conclusión

Venimos entonces al final de nuestro estudio habiendo visto que elegido y elección no tienen nada que ver con salvación, predestinado a vida o muerte eterna, ni absolutamente con ninguna definición Calvinista. Dios eligió sacerdotes, reyes, discípulos, Mesías, ángeles, y Jerusalén, los cuales no tienen nada que ver con ser predestinados para salvación. También miramos que elegido/escogido fue usado para cosas absurdas y de dioses falsos (por parte del hombre), una vez más el término no tiene nada que ver con ser predestinado para salvación. ¡Entonces venimos a la elección de Israel y vimos que en no menos de ocho versículos en el Antiguo Testamento Dios declara a Israel ser su elegido! Así cuando venimos al Nuevo Testamento pudimos ver  que elección/elegido/escogido nunca fue como una referencia a ser predestinado para salvación; de hecho, casi toda referencia de los elegidos fue para Israel. Miramos a los elegidos en la tribulación y vimos que estaba hablando de los judíos.  Vimos las epístolas de Pedro y encontramos la mención de los elegidos fue a los judíos.  Miramos el libro de romanos y una vez más, los judíos fueron los elegidos. Examinamos los versículos restantes que hablan de elección o de cuando Dios escoge y encontramos que más que nada se refieren a Israel como los elegidos.

Finalmente, consideramos el termino presciencia/ saber de antemano y encontramos que no es un término salvífico sino simplemente Dios o aun el hombre, saben cosas por adelantado. Con todo lo que hemos visto debemos entonces concluir que elección no es salvación. La definición que Calvin dio “De la eterna elección, por la cual Dios ha predestinado a algunos para salvación y otros para destrucción,” no se encuentra para nada en las Escrituras. Elección no tiene nada que ver con salvación o perdición. Es simplemente Dios o el hombre haciendo una elección. Como sea, el término “los elegidos” es más que nada, una referencia a Israel/ judíos quienes son por supuesto  los escogido de Dios. Las referencias de los elegidos en el Nuevo Testamento nunca hablan de del destino eterno de uno sino de que Dios escogió a alguien con un propósito en particular. En casi todas las referencias del Nuevo Testamento, los elegidos son de hecho los judíos. Sucede que el Nuevo Testamento está centrado en los judíos más de lo que la mayoría de nosotros nunca se imaginó. Las epístolas de Pablo, Santiago, Pedro, Hebreos y Juan son escritas a los judíos primero y después los gentiles. Personalmente, estoy muy satisfecho de que el plan de Dios se centre alrededor de Israel; nosotros los creyentes gentiles hemos sido injertados lo cual es suficiente para mí.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Al menos que se indique de otra manera, todas la citas de las Escrituras marcadas NKJV son de la New King James Versión, Copyright © 1982 Thomas Nelson, Inc. Usada con permiso. Todos los derechos Reservados. Citas de Escritura Hebrea son de la Biblia Hebraica Stuttgartensia. Copyright © 1967/77, 1983 Deutsche Bibelgesellschaft Stuttgart. Usada con permiso. Las Escrituras Griegas del Antiguo Testamento son de Septuaginta.  Las citas del Nuevo Testamento en Griego son del Nuevo Testamento en Griego de acuerdo a la forma del Texto Bizantino, editado por Maurice A. Robinson y William G. Pierpont, edición 2000. Citas de las Escrituras marcadas “KJV” son tomadas de la Santa Biblia, versión King James, Cambridge, 1769. Citas de las Escrituras marcadas “NET” son tomadas de la New English Translation [archivo de computadora]: Biblia NET. Edición electrónica. Dallas, TX: Biblical Studies Press, 1998. Usada con permiso. Todos los derechos reservados. Todas las citas Bíblicas has sido retraídas usando the Word Bible Software www.theword.net. Todos los énfasis de los versos de las Escrituras son míos. Todos los derechos reservados. Esta publicación podría ser reproducida siempre y cuando el propio crédito sea dado a Douglas Hamp con www.douglashamp.com

 

 

Calvin calvinismo calvinist doctrine of predestination El Concepto Bíblico de Elección Elección israel la Salvación Predestinación predestination reformed doctrine

About Doug Hamp

  • Rolltide

    Might be a great article, if I could read it!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: